La financiación no bancaria se triplica